Historia del arte · Mitología comparada · Psicología profunda · Simbología religiosa · Filosofía

19 de octubre de 2008

Sueños lúcidos


n sueño lúcido es un sueño que es percibido y experimentado de forma muy real y ocurre cuando se cobra conciencia durante el sueño. En el pasado, y aún hoy en el argot espiritista, a este fenómeno se le conoce como "proyección astral", o bien, "viaje astral", concepto que alude a un viaje provisional que realiza el "cuerpo astral" al separase del cuerpo físico, lo cual es exactamente lo que en apariencia sucede. Por ello se suele identificar como una experiencia extracorporal (EEC). No se trata de un fenómeno paranormal ni es desconocido o rechazado por la ciencia. Es un hecho científicamente comprobado.

El término "sueño lúcido" fue usado por primera vez por el psiquiatra holandés Frederick van Eeden en un estudio realizado en 1913. Sin embargo, el primer estudio moderno data de 1867 y fue escrito por el francés Hervey de Saint-Denys (seudónimo de Marie Jean Léon le Coq) con el título: Rêves et les moyens de les diriger (Los sueños y cómo controlarlos).

Algunos de los estudios científicos más recientes han sido realizados por Celia Green, de quien se dice que fue la primera en relacionar el fenómeno del "falso despertar" con el sueño lúcido y con la fase de sueño MOR (Movimiento Ocular Rápido, o REM por sus siglas en inglés); Keith Hearne en Inglaterra y casi al mismo tiempo y sin conocimiento previo de este último, Stephen LaBerge fundador del "Instituto de la lucidez" (The Lucidity Institute), que empezó sus investigaciones en la Universidad de Stanford, California.

Este tipo de sueños ocurren en la fase de sueño profundo MOR, en el que el cerebro emite ondas Θ (theta), oscilaciones electromagnéticas de baja frecuencia en el rango de 3.5 Hz y 7.5 Hz.

Se pueden dar de forma espontánea o bien ser inducidos por determinadas prácticas y ejercicios y a la persona que posee la capacidad de entrar en sueños lúcidos se le conoce como onironauta. Es probable que la mayoría de la gente haya experimentado uno o más sueños lúcidos en algún momento de su vida, aunque la mayoría de las veces hayan sido olvidados al igual que los sueños comunes. Hay personas que realizan ejercicios para inducirlos y llegar a controlarlos de diferentes maneras ya que durante el sueño lúcido existen diferentes niveles de control del sueño.

Los soñadores más experimentados pueden llegar a controlar sus sueños a voluntad, dirigiendo el sueño y llevando a cabo en ellos cualquier cosa que desee, en un estado que se denomina lucidez absoluta. Entre las habilidades posibles para la lucidez absoluta se encuentran, la capacidad de volar, visitar y explorar sitios conocidos o imaginarios, cambiar de forma, hacer aparecer objetos y personas, y en general cualquier cosa que se le ocurra. Cuando alguien logra tener un sueño lúcido, suele pensar que es omnipotente, porque de hecho lo es. En un sueño lúcido, la persona es el "dios" de ese mundo creado por la mente, mundo que puede transformar a su voluntad.

Los sueños lúcidos son notables por perdurar en la memoria, siendo excepcionalmente mejor recordados que los sueños comunes. Los onironautas describen regularmente sus sueños como excitantes, fantásticos, llenos de colores intensos; todos los elementos del sueño se amplifican por los sentidos. Además, incluso se han informado sueños lúcidos que han tenido lugar en una especie de metarrealidad, es decir, una realidad alternativa, que incluso puede llegar a sentirse más real que el estado cotidiano de vigilia.

Creatividad poderosa

En un sueño lúcido es habitual que la imaginación y la creatividad se intensifiquen en niveles insospechados y realmente sorprendentes. En mi propia experiencia he llegado a escuchar, con extremo realismo y lujo de detalles, piezas musicales complejas con diversidad de voces instrumentales reproducidas exactamente tal como fueron compuestas por los autores de dichas obras. Es equiparable a poseer un poderoso reproductor de sonido dentro de la mente, la cual habría grabado inconscientemente la música al escucharla en estado consciente, para reproducirlo posteriormente en el sueño lúcido. Aún más increíble ha resultado escuchar una composición musical propia, sobre todo si se considera que ésta había sido compuesta en el mismo momento de escucharla. Es decir, estaba escuchando música realmente compleja que nunca antes había escuchado, y todo ello sin presentarse ningún tipo de errores en la melodía, la armonía o el ritmo: la música era perfecta desde su primer momento. La creatividad inconsciente representa en verdad un fenómeno único y poco comprendido que podría abrir caminos hacia nuevos panoramas en todas aquellas actividades que utilicen la imaginación y la creatividad para su desarrollo, tales como el arte, la ciencia y la tecnología.

Interacción con las fuerzas del inconsciente

En ocasiones es posible llegar a establecer un diálogo coherente con los ensueños o entidades oníricas que puedan presentarse y que son las manifestaciones del propio inconsciente. Se les puede interrogar sobre su origen, su propósito o simplemente pedirles alguna respuesta que generalmente pueda servir como una guía en la labor del autoconocimiento. En una ocasión me vi rodeado vívidamente por algunos entes en forma de niños y ancianos; a alguna anciana tuve la ocurrencia de preguntarle: "¿Qué es la vida?" a lo que, sin saber de antemano lo que esa extraña parte de mi ser me respondería, dijo con solemnidad: "Es un constante recordar de experiencias..."

Fenómenos desagradables asociados al sueño lúcido

1. Parálisis del sueño. Es un estado de conciencia en el cual el cuerpo no responde a la voluntad, es decir, que se encuentra paralizado. Mientras la mente está despierta, el cuerpo se encuentra dormido. Este es un mecanismo natural del sueño MOR, el cual impide al cuerpo moverse cuando soñamos para evitar accidentes. Este estado puede ir acompañado de alucinaciones, especialmente de tipo auditivo como voces, risas, zumbidos, y otras sensaciones más o menos desagradables, situación que puede llegar a aterrorizar a quien la experimenta. También se le conoce vulgarmente como "subirse el muerto" ya que en ocasiones las alucinaciones visuales experimentadas se manifiestan en forma de presencias o entidades hostiles que se colocan sobre nosotros, causándonos una sensación de opresión en el pecho, y a veces, dificultando la respiración. En la antigüedad a estas entidades malignas se les conocía como íncubos y súcubos, demonios que atacaban sexualmente a los soñadores por la noche. En la actualidad, la parálisis del sueño se asocia a una de las causas culturales subyacentes en el fenómeno de las abducciones alienígenas.

The Nightmare, por Henry Fuseli. 1781. Detroit Institute of Arts.
2. Falso despertar. Sucede cuando no se logra el control adecuado del sueño, en el cual se sueña que se ha despertado. Si la persona entra en un estado de lucidez, a menudo cree que ya no está soñando y puede salir de su habitación, y hacer otras cosas hasta observar alguna anomalía que le indique que sigue soñando. Esto suele ser un problema en el arte del sueño lúcido porque normalmente provoca que la persona pierda la conciencia en el sueño, pero también puede causar en algunos casos, frustración o miedo de no poder despertar.

Inducción del Sueño Lúcido.

Los pasos metódicos más efectivos para inducir el sueño lúcido son los siguientes:

1. Memorandum onírico:

Disponer de un cuaderno donde se anotarán los sueños que se logren recordar cada mañana al despertar. Pensar en estos sueños, por lo menos 3 veces al día.

2. Pruebas de realidad:

Realizar pruebas frecuentes en el estado de vigilia para comprobar que no se está soñando. Algunas de estas pruebas, entre muchas otras, pueden ser:
  • Preguntarse si se está soñando ahora mismo o no. Formular simplemente la pregunta no basta, también hay que pensar y concentrarse en la posibilidad de estar soñando.
  • Intentar atravesar una mano con el dedo.
  • Leer un texto o un reloj, quitar la mirada y regresarla nuevamente para ver si el texto o la hora ha cambiado.
  • Intentar levitar.
  • Verificar si los apagadores funcionan correctamente.
Si la prueba de realidad resulta anormal, significa que se ha entrado en un sueño. (Pellizcarse no es buena prueba ya que en los sueños es posible también experimentar dolor).

3. Sugestión, visualización y programación:

Al estar acostado, antes de dormir, pensar en que al soñar, se cobrará conciencia en el sueño. Visualizarse a sí mismo que se cobra conciencia en un sueño o recordar algún sueño anterior agradable y decir mentalmente: “Ahora voy a dormir, y cuando sueñe cobraré conciencia en mi sueño y lo controlaré a voluntad”.

4. Desvelo e Interrupción del sueño:

Intentar dormir lo más tarde posible para producir somnolencia, y programar un despertador con el fin de dormir de 4 a 5 horas. Al despertar después del tiempo descrito, realizar actividades que estén relacionadas con los sueños (como leer tus propios sueños escritos en el cuaderno y realizar las pruebas de realidad) hasta conseguir un estado de sopor y cansancio, y en seguida acostarse a realizar el paso 5.

5. Atención hipnagógica:

Al acostarse, cerrar los ojos, procurar no moverse, relajarse e intentar mantenerse despierto aunque el sueño sea irresistible, y al hacer esto, es importante poner mucha atención a los pensamientos y fenómenos que sucedan, por más incoherentes que sean y esperar a entrar en el sueño lúcido automáticamente. Quizás también puedan presentarse algunas alucinaciones hipnagógicas que son absolutamente normales en ese estado. Al realizar esta técnica, tener siempre en consideración el paso 3.

Consejos.

a) Parálisis del sueño:

Es probable que al realizar el quinto paso en lugar de entrar a un sueño lúcido, se experimente la parálisis del sueño. En este caso, es importante no asustarse ya que la parálisis aunque pueda llegar a ser algo desagradable, no es peligrosa y puede significar el inicio del sueño lúcido si en la inmovilidad se intenta moverse poco a poco hasta lograr la sensación de que se ha separado del cuerpo para moverse libremente.

b) Prolongación de la conciencia o lucidez en un sueño:

Si, ya cobrada la conciencia en un sueño, se siente que ésta va disminuyendo y que a su vez, se va perdiendo el control del sueño, proseguir a frotarse las manos oníricas vigorosamente hasta lograr conseguir de nuevo la conciencia, también puede servir correr o dar vueltas.

c) Despertar a voluntad:

Un método efectivo para despertar de sueños o parálisis de sueño desagradables, es la respiración profunda, rápida y continua; inhalando y exhalando con fuerza de manera que el cerebro reciba el oxígeno necesario para despertar.

También puede servir abrir y cerrar los ojos rápidamente, aunque este método no es tan efectivo.

Hay que recordar que nada se logra de la noche a la mañana, todo necesita esfuerzo, paciencia, constancia y disciplina.
_________________
Sitios web de interés:

-
The Lucidity Institute
-
LD4all: Lucid Dreaming Guide
-
Dream Views