Historia del arte · Mitología comparada · Psicología profunda · Simbología religiosa · Filosofía

29 de noviembre de 2008

La Tabla de Esmeralda

a Tabla de Esmeralda, también conocida como Tabula Smaragdina, o Secreto de Hermes, es un texto breve y cifrado, atribuido al legendario sabio Hermes Trismegisto y cuyo propósito es revelar el secreto de la Prima Materia y sus transmutaciones.

Texto altamente conocido y estimado por los alquimistas de todos los tiempos, se lo considera todavía hoy como la piedra angular de la Alquimia por su antigüedad y origen legendario. Se afirma que en la Tabla de Esmeralda está condensado todo el arte de la Gran Obra, y según expresó el gran mago Eliphas Levi, "es toda la Magia en una sóla página".

Dicho texto es expresado simbólicamente y su simple lectura no revela sus secretos. El acceso a la comprensión y la culminación del Magisterio requiere ir más allá de los límites racionales, de ahí que todo alquimista sufra una transmutación personal que le permita acceder al Lenguaje de los Pájaros (Lingua Passerum), por lo que es necesario estar versado en la exégesis de los símbolos. De no ser así, su sola simplicidad genera incredulidad y rechazo. La ciencia es conocida mediante la razón, mientras el arte y la ciencia del Uno, el Todo, se descubre ante el esfuerzo de otro lenguaje.

La Alquimia es el arte del perfeccionamiento, tanto de la materia como del espíritu; de lo exterior y de lo interior y la Gran Obra significa su cumplimiento: la perfección.

Leyenda

La leyenda aribuye su autoría a Hermes Trismegisto, "el Tres Veces Grande", el Iniciador, el Dios-Hombre, a quien en Egipto se identificó con Thot, el dios de la sabiduría y la magia. El Thot egipcio o el Hermes griego ha sido considerado como la encarnación de la Suprema Sabiduría, por lo que a las enseñanzas esotéricas de las antiguas iniciaciones se les conocía como Ciencias Herméticas, lo que hoy conocemos como Ciencias Ocultas.

Esta escritura fue llamada así porque la leyenda cuenta que Hermes mismo la grabó con una punta de diamante sobre una lámina de esmeralda. También refiere esta leyenda que la Tabla, escrita en árabe, habría sido descubierta por Alejandro Magno cuando consultó el Oráculo de Amón en el oasis de Siwa, descubriendo allí la tumba de Hermes. Según otra versión del relato, este texto habría sido descubierto en las cavidades de la Gran Pirámide de Gizeh y grabadas en una estatua que estaba al lado de la tumba, se encontraban las siguientes palabras:
He aquí que soy Hermes, aquel que es triple en su sabiduría. He puesto en evidencia y a los ojos de todos, estos signos maravillosos, pero enseguida los he vuelto a velar por mi sabiduría, a fin de que nadie llegue a ellos sino sólo un sabio como yo.
Y en el pecho de aquella estatua y en lenguaje original siriaco se afirma que decía:
Aquel que quiere aprender a conocer los secretos de la creación y la naturaleza, que mire Bajo mis pies.
Después de intentos por comprender lo que significaba aquello, un sabio desconocido pudo descifrar el misterio y así pudieron descubrir una tabla hecha de esmeralda que tenía inscrito un misterioso mensaje.

Al parecer existieron diversos y sucesivos escritores, filósofos y alquimistas que usaron el nombre de Hermes, pues antiguamente cuando algún filósofo anónimo descubría una verdad que consideraba digna de ser transmitida, escribía sus textos bajo el nombre de un filósofo de mucho mayor prestigio y de una autoridad extremadamente superior que él, todo ello con el fin de que su mensaje no fuese despreciado y olvidado con el tiempo.

Parece también que el nombre Hermes perteneció a algún rey iniciado, o quizás varios iniciados o hierofantes egipcios. De cualquier modo, indica siempre la misma idea o significado que la palabra griega Xριστoς (Xristos), "Ungido", "Iluminado", "Iniciado", de la cual proviene el título Cristo y cuyo significado es idéntico al del Mesías hebreo.

Historicidad

La más antigua fuente documental de este texto es el Kitab Sirr al-Asrar (c. 800 d.C.), un compendio de consejos para los gobernantes escrito en árabe, el cual se decía era una carta que Aristóteles había escrito a Alejandro Magno. Esta obra fue traducida al latín como Secretum Secretorum (El Secreto de los Secretos) por Iohannes "Hispalensis" o Hispaniensis (Juan de Sevilla) (1140) y por Felipe de Trípoli (1243).

En el siglo XIV, el alquimista Hortulanus escribió una importante interpretación del Secreto de Hermes, el cual influyó en el desarrollo posterior de la Alquimia. Varias copias en manuscrito de la Tabla de Esmeralda y el comentario de Hortulanus sobreviven, datando al menos del siglo XV.

Edición del texto en latín de Chrysogonus Polydorus, Nüremberg, 1541.
La Tabla de Esmeralda ha sido encontrada incluso en copias del Kitab Ustuqus al-Uss al-Thani (Segundo Libro de los Elementos de Fundación) (siglo XII), atribuído al gran alquimista árabe Jabir ibn Hayyan (Geber), y del Kitab Sirr al-Khaliqa wa San`at al-Tabi`a ("Libro del Secreto de la Creación y del Arte de la Naturaleza"), fechado entre los años 650 y 830 d.C.

Influencia

La Tabla se convirtió con el tiempo en el mayor recurso de la alquimia medieval y del renacimiento. Los comentarios y las traducciones fueron publicados por, entre otros, Trithemius, Roger Bacon, Michael Maier, Albertus Magnus e Isaac Newton. Carl G. Jung, en uno de sus sueños alquímicos, vio una tabla hecha de una piedra verde, que él identificó como la Tabla de Esmeralda.

A causa de su prolongada popularidad, la Tabla de Esmeralda es la única pieza de Hermetismo no griego que fue capaz de atraer una gran atención en occidente y fue usada en ocasiones como una receta para lograr el oro alquímico, así como también para elevar el grado de la conciencia.



Tabula Smaragdina

I. Verum, sine mendacio, certum et verissimum:

II. Quod est inferius est sicut quod est superius, et quod est superius est sicut quod est inferius, ad perpetranda miracula rei unius.

III. Et sicut res omnes res fuerunt ab Uno, mediatione Unius, sic omnes res natæ fuerunt ab hac una re, adaptatione.

IV. Pater eius est Sol; Mater eius Luna; portavit illud Ventus in ventre suo; nutrix eius Terra est.

V. Pater omnis telesmi[1] totius mundi est hic. Virtus eius integra est, si versa fuerit in terram.

VI. Separabis terram ab igne, subtile a spisso, suaviter, cum magno ingenio.

VII. Ascendit a terra in cœlum, iterumque descendit in terram, et recipit vim superiorum et inferiorum.

VIII. Sic habebis gloriam totius mundi. Ideo fugiet a te omnis obscuritas.

IX. Hic est totius fortitudinis fortitudo fortis, quia vincet omnem rem subtilem omnemque solidam penetrabit.

X. Sic mundus creatus est.

XI. Hinc erunt adaptationes mirabiles, quarum modus est hic.

XII. Itaque vocatus sum Hermes Trismegistus, habens tres partes philosophiæ totius mundi.

XIII. Completum est quod dixi de Operatione Solis.
___________________________________________________________________________

La Tabla de Esmeralda

I. Es verdad, sin mentira, cierto y muy verdadero:

II. Lo que está abajo es como lo que está arriba y lo que está arriba es como lo que está abajo; por esto se hacen los milagros de una sola cosa.

III. Y así como todas las cosas son y proceden del pensamiento del Uno, por mediación del Uno, así todas las cosas han nacido de ésta cosa única por adaptación.

IV. El Sol es su Padre; la Luna es su Madre; el Viento le ha llevado en su vientre; la Tierra es su nodriza.

V. El Padre de todo el telesma[1] del mundo entero está aquí; su poder está completo si es convertido en tierra.

VI. Separarás la tierra del fuego, lo sutil de lo espeso, suavemente y con gran industria.

VII. Asciende desde la tierra al cielo y después desciende del cielo a la tierra, y así recibe la fuerza de las cosas superiores e inferiores.

VIII. Por este medio obtendrás la gloria de todo el mundo y toda oscuridad se alejará de ti.

IX. Es la fuerza fuerte de toda fuerza, porque vencerá toda cosa sutil y penetrará toda cosa sólida.

X. Así fue creado el Mundo.

XI. De esto surgirán admirables adaptaciones cuyo medio está aquí.

XII. Por eso he sido llamado Hermes Trismegisto, aquel que posee las tres partes de la Filosofía Universal.

XIII. Lo que he dicho acerca de la Obra Solar está consumado.


Grabado del siglo XVII de la Tabla por Heinrich Khunrath, 1606.

_______________________
Bibliografía.

-Siete Textos de Alquimia. Kier.
-R. Benito Vidal, La Alquimia.
-J. Felipe Alonso, Diccionario Espasa. Ciencias Ocultas. Espasa.

Notas.

[1] ↑ N. del Ed. En otras versiones aparece el término thelesmi, probablemente griego, que en ocasiones se traduce como "Thelema", palabra amgibua pero que generalmente significa "Voluntad". También telesmi se puede traducir como 'iniciados'.