Historia del arte · Mitología comparada · Psicología profunda · Simbología religiosa · Filosofía

24 de marzo de 2011

El mundo interior

C. G. Jung: En sus propias palabras

n 1922 Carl Gustav Jung compró una finca situada en Bollingen, a orillas de la cuenca Obersee del Lago de Zúrich, Cantón de San Galo, Suiza. Allí comenzó a construir una primitiva vivienda de piedra que finalmente se convertiría en su Turm ("Torre"): la Torre de Bollingen, a la que durante doce años añadiría tres edificios laterales realizando así su pequeño castillo; su "profesión de fe en piedra"; una representación material de su comprensión de la psique.

Cuando arribaron por barco algunas piedras que Jung encargó a una cantera para construir un muro, la piedra angular resultó tener las medidas inadecuadas: en lugar de enviar una piedra triangular, habían enviado una cuadrada. El albañil estaba furioso y les dijo a los barqueros que se la llevaran en seguida. Pero cuando Jung vio la piedra, dijo: "¡No! ¡es mi piedra! ¡debo tenerla!" Sabía que algo tenía que hacer con ella, pero aún no sabía qué.

En 1950, con motivo de su cumpleaños número 75, Jung cinceló la piedra cúbica y la colocó a la orilla del lago, justo al oeste de la torre, añadiendo inscripciones en tres de sus lados para expresar lo que la torre significaba para él.

Este hecho de algún modo cumplió aquella profecía bíblica, también guardada en el simbolismo de la francmasonería:
La piedra que los constructores rechazaron llegó a ser la cabeza y esquina del edificio: la piedra angular. Esa es la obra del Señor, admirable a nuestros ojos. 
Mateo 21:42 y Salmo 118:22
1. El primero de sus lados contiene una cita del Rosarium Philosophorum de Arnau de Vilanova:
Hic lapis exilis extat, pretio quoque vilis. Spernitur a stultis, amatur plus ab edoctis

"Esta insignificante piedra apenas tiene valor. Los necios la desprecian mientras los sabios la codician".
Y la dedicación:
IN MEMORIAM NAT[ivitati]S DIEI LXXV C G JUNG EX GRAT[itudine] FEC[it] ET POS[uit] A[nn]O MCML

"En memoria de su 75 cumpleaños C.G. Jung por gratitud hizo y erigió [esta piedra], en el año 1950".
2. En el segundo lado, Jung es representado en forma de Telésforo, un enano u homúnculo provisto de una linterna y vistiendo una capa con capucha, rodeado por una inscripción griega:
El tiempo es un niño, jugando como un niño, jugando en un tablero, el reino del niño. Este es Telésforo que vaga por las regiones oscuras de este cosmos y brilla como una estrella en las profundidades. Él señala el camino a las puertas del sol y a las tierras de los sueños.
3. El tercero contiene una inscripción latina:
Yo soy un huérfano solitario; sin embargo, se me encuentra en todas partes. Yo soy uno, pero opuesto a mí mismo. Soy joven y viejo a la vez. No he conocido padre ni madre, porque han tenido que sacarme del mar como a un pez, o caí como una piedra blanca desde el cielo. Por bosques y montañas paseo, pero estoy oculto en lo más íntimo del alma del hombre. Soy mortal para todos, sin embargo no me afecta el ciclo de los eones.
La piedra es la unidad básica de la construcción. Se presenta de forma bruta. Es la piedra informe que debastan los aprendices. Es el hombre sin instrucción; y la piedra tallada, el hombre instruido. Simboliza que al Caos se le da Orden por medio del esfuerzo y dedicación del hombre, y el mismo hombre es la piedra de fundación de su propio templo interior.

Un segundo piso fue añadido a la torre tras la muerte de la esposa de Jung en 1955, símbolizando una "extensión de la conciencia alcanzada en la vejez". Durante gran parte de su vida Jung pasó varios meses al año viviendo en Bollingen donde cultivó gran parte de sus habilidades en escritura, pintura y escultura.

Lo que necesitamos es el desarrolo del hombre espiritual interior, el individuo único cuyo tesoro está oculto en los símbolos de nuestra tradición mitológica y en la psique inconsciente del hombre.
C. G. Jung
Advertencia: No todas las opiniones mostradas en el siguiente documental representan necesariamente el punto de vista de Lingua Passerum.

Duración: 1 hora aprox.
Idioma: Subtítulos en español.

Para ver los videos, haz pausa en el reproductor de música localizado en la barra lateral de la derecha.













18 de marzo de 2011

Segunda Guerra Mundial: Historia verdadera, responsables verdaderos

Título original en alemán: Hitlers Krieg?: Was Guido Knopp verschweigt (¿La Guerra de Hitler?: Lo que oculta Guido Knopp)

Advertencia: expediente revisionista. No apto para fanáticos.

a Historia es una ciencia no exacta que posee hechos que han sido interpretados incorrectamente o bien que fueron tergiversados con fines políticos. Por ello la revisión de la Historia es esencial para una sincera búsqueda de la verdad.

La Historia no es un entramado simple de los hechos, protagonizado por personas simples. La Historia tiene sus complejidades y sus profundidades. Un mínimo detalle omitido suele resultar en un cambio drástico a la hora de la interpretación de los acontecimientos y, por consiguiente, en la precisión de la verdad histórica.

La explicación simplista, de que un loco en el poder comenzó una guerra personal para conquistar al mundo y poblarlo únicamente con rubios de ojos azules, exterminando a todas las razas, es inaceptable y un insulto a la inteligencia humana. Es la explicación típica que se da al ignorante para justificar las acciones pasadas de los que hoy ostentan el poder sin llegar a arriesgar la "verdad" que se quiere imponer a la humanidad.

Mientras más se conoce acerca de los detalles que rodean los acontecimientos históricos mediante la documentación disponible, menos encaja con la verdad la versión oficial de los hechos. Después de todo, la Historia la escriben los vencedores.

Este es un auténtico documental que contrasta magistralmente la ridícula y poco seria forma de exposición de los audiovisuales de ficción propagados masivamente por televisión y por textos pseudohistoriográficos en los que, para no perder la coherencia ni la simpatía, es necesario repetir, recordar y reiterar en cada renglón y hasta el cansancio, lo malvado, demente y diabólico que fue una persona o conjunto de personas. En él se revelan, de una vez por todas, los verdaderos orígenes y causas de la Segunda Guerra Mundial además de demostrar contundentemente que el personaje al que se le acusa de causarla, en realidad deseaba evitar por todos los medios posibles una lucha fraticida, ofreciendo en multitud de oportunidades la paz a las potencias aliadas. Una paz rechazada una y otra vez al tiempo que se provocaba la hostilidad hacia las comunidades germanas.

Pero cabe destacar algo que quizás este documental, por alguna u otra razón olvida mencionar, y es que si bien Adolf Hitler (1889-1945) no deseaba un conflicto con Occidente (Inglaterra, Francia y Estados Unidos), sí deseaba hacer la guerra a la Unión Soviética por dos motivos fundamentales:

1. Se consideraba al marxismo como una amenaza para toda Europa.
2. Gran parte del enorme territorio ocupado por la URSS estaba despoblado y desaprovechado, por lo que se planeaba una expansión del llamado lebensraum ("espacio vital") hacia el Este.

Advertencia: No todas las opiniones mostradas en el siguiente documental representan necesariamente el punto de vista de Lingua Passerum.

Duración: 1:30 aprox.
Idioma: Subtítulos en español.

Para ver los videos, haz pausa en el reproductor de música localizado en la barra lateral de la derecha.




















___________________________
Complemento: Segunda Guerra Mundial