Historia del arte · Mitología comparada · Psicología profunda · Simbología religiosa · Filosofía

5 de febrero de 2009

Tai Chi Chuan: La meditación en movimiento

l T'ai Chi Ch'üan es un antiguo arte marcial taoísta, rama del Kung-Fu, que se define como de estilo interno y que consiste en una secuencia de movimientos lentos, suaves, rítmicos y fluidos, que tiene como finalidad alcanzar el equilibrio del propio ser con la Naturaleza.

El Tai Chi Chuan puede traducirse como "Boxeo de la Suprema Polaridad" pues se refiere a la característica dual del Universo expresada en el célebre símbolo taoísta del Tai-Chi, mismo que es considerado como el Tao en su forma manifestada. De él surgen los dos polos fundamentales: Yang, el principio positivo y masculino y Yin, el principio negativo y femenino.

El Tai Chi Chuan es el predecesor de todos los estilos internos y se divide en varios subestilos como el yang, chen, wu, etc. Se define como un arte marcial de estilo interno (Nei-chia) ya que se da gran importancia a las características interiores como la circulación de la energía vital (Ch'i) y la energía mental (Shen). Además, en los estilos externos, la mayor parte del combate práctico se realiza con elementos exteriores y materiales, mientras que en los estilos internos, se intenta "luchar" sobre todo contra fuerzas negativas que residen en el interior.

No obstante, la subdivisión del Kung-Fu en estilos externos e internos, aunque a veces resulte cómoda, en realidad es artificiosa y conceptualmente errónea. Incluso en los estilos externos, las características interiores se consideran esenciales. Además, los que practican los estilos internos no rechazan el uso de técnicas potentes y veloces. Quienes han alcanzado un nivel muy elevado ya no hacen distinciones entre "externo" e "interno".

Filosofía

La filosofía del Tai Chi Chuan se basa en la observación e imitación directa de la Naturaleza, de la que se extraen sus principios fundamentales como lo es el continuo cambio y el movimiento que origina toda la creación. Es similar pues, al concepto filosófico del Fuego de Heráclito; el devenir cósmico y a la ciencia de la Dialéctica. Todo en la Naturaleza cambia y se metamorfosea, y para que este proceso de acción se produzca, es necesaria la sucesiva alternación rítmica de las fuerzas opuestas llamadas Yin y Yang, mientras se manifiesta la Suprema Polaridad. La realidad dialéctica y mutable va desenvolviéndose en fenómenos tan simples, basados en el Principio hermético de Ritmo, como la inhalación y la exhalación, el latido del corazón (sístole y diástole), el movimiento de ambas piernas para caminar, la sucesión del día y la noche, el verano y el invierno, las fases lunares y el vaivén del mar.

En la búsqueda de la adecuación de estos procesos del cambio en la Naturaleza en el propio ser, el practicante de Tai Chi Chuan es consciente de que estos fenómenos suceden también en su interior y su exterior, por lo que comienza la larga y continua adquisición de conciencia y control sobre cada parte del cuerpo, para así poder alcanzar su equilibrio total. Cada parte del cuerpo, en movimiento fluido, debe estar armonizada con las demás; se desplaza hacia adelante un brazo en el justo momento en el que otro se retira hacia atrás; con paciencia y gran destreza, los pies realizan su movimiento, alternándose uno y otro cada vez; lo que sube tiene que bajar y nada se detiene por ningún motivo, todo el conjunto es Yin a un tiempo y Yang en el otro, y esencial es saber respirar para una apropiada ejecución.

Aunque la práctica de este arte milenario puede realizarse en cualquier lugar, y de preferencia donde pueda hallarse la calma y el contacto con lo natural, por lo regular, la enseñanza del Tai Chi Chuan se efectúa en el interior de un diagrama en el piso denominado Ba wa, o "los ocho estados de cambio", mismo que está compuesto por las figuras del Yin-Yang y los ocho trigramas que componen los 64 hexagramas del I-Ching. Cada trigrama representa una dirección con la cual los practicantes pueden guiarse para obtener las posiciones adecuadas y así poder perfeccionar la técnica.

Ba wa o "los ocho estados de cambio".
Está compuesto por el Yin-Yang y los ocho trigramas del I-Ching


Energía interna

Según la Medicina Tradicional China, misma que ha incorporado el Tai Chi Chuan como una práctica destinada al mejoramiento de la salud, en los seres humanos pueden distinguirse tres formas de energía interna:
  • Ching o esencia. Se trata de la forma de energía que confiere al cuerpo su constitución física básica, sus posibilidades de desarrollo y que preside los procesos orgánicos del crecimiento, de la reproducción y del envejecimiento. Es algo similar a lo que en occidente se le denomina como energía sexual. La esencia es en parte hereditaria, pero en parte debe cultivarse viviendo con serenidad, absteniéndose de los excesos, nutriéndose con una dieta equilibrada y alimentación sana, realizando adecuados ejercicios físicos y de respiración (Ch'i Kung).
  • Ch'i o energía vital. Se trata de una forma del ching más refinada. Deriva de la respiración, de los alimentos que constituyen nuestra nutrición y en parte también de la energía originaria transmitida por los padres en el momento de la concepción. La respiración es la que afecta a los practicantes de las artes marciales. Según la medicina tradicional china, el ch'i corre por determinados canales energéticos (los meridianos de la acupuntura) y se puede activar y dirigir por medio de la mente con resultados extraordinarios.
  • Shen o energía mental. Es la forma más refinada de energía interna. Esta hace posible una intensa concentración, mejora la fuerza del pensamiento que hace circular el ch'i y permite adquirir la plena consciencia de cada parte del cuerpo. El shen se refiere también al espíritu del hombre. Quien está dotado de un fuerte shen no sólo se comporta de una manera concentrada y vital, sino que practicando la artes marciales podrá llegar a poseer lo que los maestros de Kung-Fu llaman ching shen o espíritu de vitalidad. Con este término se indica la concentración aplicada a las artes marciales, la íntima unión entre la energía mental y el movimiento; la perfecta simbiosis entre espíritu y técnica. La expresión ching shen tiene también el significado de energía psicofísica, es decir, de vitalidad mental y física. Sólo quien posee ching shen puede llegar a la verdadera maestría.
Respiración

El instrumento principal para el conocimiento del ch'i es la respiración. En la práctica del Kung-Fu en general, y del Tai Chi Chuan en particular, es esencial utilizar una serie de técnicas de respiración que principalmente consisten en una respiración de tipo diafragmático abdominal, que incluye la visualización de que el aire inhalado se concentra en forma de ch'i en el llamado t'an tien, que es un punto que se encuentra en el centro del abdomen, un par de centímetros por debajo del ombligo.

Durante la inhalación se contraen los músculos abdominales, ejerciendo un empuje de los intestinos hacia abajo y al mismo tiempo se retraen los glúteos. Normalmente se inhala y se exhala por la nariz, y no es necesario llenar o vaciar completamente los pulmones.

La inhalación (de fuerza Yang) acostumbra a tener lugar en la fase inicial de la preparación de una técnica y la exhalación (de fuerza Yin) en la fase final. En caso de ejecutar un ataque, se realiza siempre exhalando; a veces en una única exhalación se realizan varias técnicas de ataque en rápida sucesión.

En Japón, al ch'i se le conoce como ki; en el yoga de la India, como prana; en Grecia se le conocía como pneuma; los egipcios le llamaban kneph; los hebreos, ruah; los mayas lo denominaban kinam; los iroqueses lo nombraron como orenda; los hawaianos como tane y los polinesios como mana. Todas estas palabras tienen el mismo significado literal: aire, aliento, soplo divino, fuerza, energía vital. Los maestros de zen y budo enseñan que la respiración de los seres vivos es un reflejo de la respiración del Cosmos. En la meditación, la respiración se considera el medio para que el flujo energético pueda entrar en contacto con el pensamiento, las emociones, el instinto y los estados físicos. De esta manera, cada parte del cuerpo se carga con la energía vital, que luego será descargada con un fin particular.

Beneficios en la salud

Durante la práctica del Tai Chi Chuan, se distinguen importantes elementos en el movimiento como la suma lentitud, la flexibilidad, la continuidad, la suavidad y la firmeza; características que transmiten un sentimiento de armonía y serenidad que tienen el propósito de unir la conciencia con el cuerpo. Por eso el Tai Chi Chuan se ha convertido en un arte muy popular en todo el mundo, cuyos importantes beneficios en la salud lo hacen más apreciado, pues se trata de una práctica ideal para conservar la salud y conseguir la longevidad.

Algunas personas han observado que la práctica regular y constante del Tai Chi Chuan durante un tiempo prolongado se ve reflejada mediante efectos favorables en el sistema nervioso central, el equilibrio, la flexibilidad y el sistema cardiovascular. También ha contribuido a la reducción de dolor, del estrés y de la ansiedad y también se ha señalado el mejoramiento del sistema respiratorio.

A través de la correcta meditación y de la aplicación de las técnicas de respiración, se puede desarrollar la energía natural del ser y armonizar la personalidad y el metabolismo.
_________________________
Bibliografía.

-Ignazio Cuturello & Giuseppe Ghezzi, Kung Fu Shaolin. De Vecchi.